Antes de la final del Ballito Pro QS 10000 de Williard Beach, la Monster Expression Session fue un lujo absoluto con diez de los mejores surfistas de Sudáfrica tratando de conseguir la maniobra más radical y espectacular para hacerse con el premio de 30.000 rands.

A la audiencia se le dio la oportunidad de votar por el ganador, metiendo su nombre en una caja, y los tres mejores elegidos por el público se llevaron una tabla Clayton cada uno de ellos.

Beyrick de Vries fue el vencedor gracias a un aéreo reverse inmenso.