Después  de años de incertidumbre, una vez superados algunos años de cierre y con un escaso número de personas socias que hacían tambalear su existencia,  el polideportivo de Bakio entra en una Fase de Consolidación.

El 1 de febrero del 2017 el polideportivo de Bakio abrió sus puertas con una nueva licitación y con unas nuevas condiciones que tenían como objetivo popularizar el servicio público haciéndolo asequible para todas las familias de Bakio y ampliando el servicio por las mañanas.

Con la entrada en vigor en dicha fecha de los precios públicos, la cantidad de personas socias casi se ha triplicado pasando de 240 en 2015 a  las 610 de 2017. Estos  datos  muestran que el polideportivo de Bakio se encuentra en una fase de consolidación como servicio público. Durante el año 2017 el Ayuntamiento de Bakio ha firmado una serie de convenios tanto con los pueblos de Uribe Butroi como con Lemoiz con el objetivo de aumentar el número de personas usuarias y de esta forma poder ir mejorando y rentabilizando el servicio. Además, se han suscrito diferentes convenios con asociaciones culturales y deportivas del pueblo con el objetivo de convertir el polideportivo en el centro de todas las actividades deportivas y relacionadas con la mejora de la salud.

La fase de consolidación también traerá consigo un cambio de gestión del servicio público, haciendo realidad la reivindicación popular de recuperar el control absoluto de la gestión del polideportivo. Actualmente la gestión se basa en el modelo definido por la corporación anterior (PNV) en 2014. Entre el 2014-2017 el polideportivo se ha gestionado en forma de  concesión administrativa, este modelo  deja  la gestión integral del servicio público en manos de una empresa privada a su riesgo y ventura. Esta nueva fase pretende instaurar la gestión del polideportivo en la modalidad de gestión de servicios, que siguen la mayoría de los polideportivos de Bizkaia: contratando a una empresa privada para que haga de mero gestor del servicio cayendo la responsabilidad y el control del servicio en el Ayuntamiento.  Esta será la gestión en 2018 y los próximos años.

Esta decisión se toma por cuatro razones fundamentales:

  • El compromiso adquirido con las y los vecinos de Bakio a principio de legislatura de recuperar el control en la gestión del servicio público.
  • La consolidación del polideportivo como servicio público tal y como lo demuestra el incremento notable de personas abonadas.
  • La próxima salida de Bakio del plan de ajuste económico, el cual imposibilitaba hasta ahora al Ayuntamiento, por la presión financiera, hacer frente a los servicios públicos con normalidad.
  • La caducidad del modelo de gestión definido en 2014 por la corporación anterior, que vinculaba la gestión del polideportivo a la gestión de un centro formativo que recibía ayudas de Lanbide.

Las razones para tomar esta decisión sobre el futuro del polideportivo municipal se explicarán en la asamblea popular convocada para el 10 de noviembre (a las 19.00 de la tarde en el Txakolingune) en el contexto de los presupuestos participativos.