Bakioko Hondartza

El 5 de diciembre de 2017, el Ayuntamiento de Bakio, con los votos a favor de EHbildu y BakioBai y la abstención del PNV, aprobó los presupuestos municipales para el 2018, que por primera vez entrarán en vigor el 1 de enero de 2018, tal y como lo exige el Tribunal de Cuentas.

El Ayuntamiento engloba dichos presupuestos municipales dentro de los presupuestos participativos, porque el objetivo de los mismos ha sido el de incluir la opinión y las aportaciones de la ciudadanía en el centro del proyecto. Para ello, el Ayuntamiento de Bakio lleva trabajando los últimos cuatro meses en un proceso participativo con el fin de identificar las necesidades del pueblo.

Para la elaboración del proyecto de presupuestos, se ha basado en tres fases: la fase de diagnóstico, la fase de elaboración y la fase de aprobación, que ha culminado con un pleno extraordinario, el 5 de diciembre:

  1. Fase de diagnóstico: Desde agosto a octubre de 2017, se han elaborado aproximadamente 500 encuestas, para conocer las necesidades de la ciudadanía.
  2. Fase de elaboración: En esta fase se crearon una mesa popular y una mesa técnica, para valorar las aportaciones de la ciudadanía e incluirlas en el proyecto de presupuestos. Además, se convocó una Asamblea popular para trabajar en el primer borrador de presupuestos.
    Con el objetivo de socializar el presupuesto, también se convocaron tres reuniones vecinales
  3. Fase de aprobación: El presupuesto se aprobó el 5 de diciembre de 2017, en pleno extraordinario.

Los presupuestos municipales de 2018 se basan en tres ejes fundamentales:

1) La salida del plan de ajuste económico con una deuda inferior al 48% y el diseño de estrategias para la búsqueda de la sostenibilidad económica.
2) La aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana y la tramitación de un nuevo modelo de pueblo que se base en los criterios de la alternativa “Bakio sin prisas” y “Bakio hacia dentro”.
3) Recuperar la normalidad en la gestión municipal en cuanto a los servicios públicos y las inversiones.

1)      Salida del plan de ajuste

La salida del plan de ajuste supone que Bakio deja de estar intervenido económicamente por la Diputación Foral de Bizkaia. Una vez reducida la deuda por debajo del 60%, las medidas que endurecían la situación económica del Ayuntamiento, en vigor desde el 2012, desaparecerán.

2)      La aprobación inicial del PGOU

El proceso de reflexión colectiva abierto en 2016 para diseñar el Bakio del 2030 concluyó con el mandato reflejado en el Plan Estratégico y en el documento de Avance, que cambia el rumbo de las políticas urbanísticas de Bakio, apostando por un modelo territorial renovado.

Los presupuestos de 2018 dispondrán de una partida para elaborar el plan y para dar solución a los problemas urbanísticos generados por el modelo anterior.

3)      Recuperar la normalidad en la gestión municipal

Uno de los objetivos del presupuesto de 2018 es ir recuperando y normalizando la situación de los servicios públicos municipales: recuperar poco a poco un servicio digno de jardinería, recuperar el control del polideportivo municipal, mejorar la recogida de residuos, mejorar la limpieza viaria, fortalecer las áreas del Ayuntamiento que tienen que ser reforzadas; en definitiva, revirtiendo los recortes aplicados en 2012 y la recuperación de servicios.

Es un presupuesto de 4,2 millones de euros que recupera la normalidad en partidas como los servicios municipales de jardinería, gestión del polideportivo, inversión en los edificios municipales…, o un aumento significativo en las partidas que tienen que ver con la gestión del ocio, cultura o euskera, dando respuesta a las reivindicaciones populares. Se refuerzan las áreas del Ayuntamiento con personal, porque el cambio en la gestión municipal está creando nuevas necesidades que hay que cubrir.

En el tema de las inversiones, además de ampliar la partida en un 200% comparando con el presupuesto de 2017, se va a dar respuesta a dos reivindicaciones históricas, como la construcción de un aterpe (cubierta) en la escuela y el arreglo integral de una parte de la pista de skate. Los dos proyectos se ejecutarán teniendo en cuenta las aportaciones y la implicación activa de los colectivos más relacionados con los proyectos.

Mediante este presupuesto, el Ayuntamiento de Bakio quiere dar respuesta a los compromisos adquiridos a principios de legislatura, que tienen como objetivo el cambio político y social en la gestión municipal.