Los alley-oops y aéreos de backside ya no son maniobras exclusivas de los surfers y skaters. Ahora, el hawaiano Austin Kalama, hijo del icónico waterman Dane, toda una leyenda de Maui, ha conseguido casi completar un 360º en una ola mínima con su hidrofoil.