Wayne Lynch, el primer free surfer australiano

Nunca existen certezas absolutamente garantizadas, pero los registos indican que el hawaiano Duke Paoa Kahanamoku fue el primero free surfer del planeta en la era del surf moderno. El surfeó en las aguas de Waikiki junto a su amigo George Freeth -y muchos otros- hasta que la fama llamó a su puerta, tal como sucedió a varios de los mejores surfistas de la época.

Durante al menos tres décadas, este deporte vivió de la imagen del “free surf” y del ritmo impuesto por los propios surfistas que reinventaban las tablas y las quillas, la zona donde se surfeaba la onda, o dormir en los coches para levantarse temprado en la playa, y las fiestas constantes dictaban el día a día de la comunidad.

Por el hecho de que la industria todavía no estaba muy desarrollada y también porque prácticamente no había campeonatos, los free surfers dominaron los años 50 y 60 del siglo pasado. La cultura del surf vivía, practicamente, de pasar el día en la playa o andar de un lado a otro para “coge la ola perfecta”. Sin embargo, hacia los años 70, la figura del free surfer ganó un nuevo sentido. Los primeros contratos y patrocinios comenzaron a surgir y hubo quien consiguiera hacer carrera viviendo un “estilo de vida” de puro amor al surf.

En Australia, uno de los países que pronto adoptó la práctica de la modalidade, el máximo exponente del “soul surf” se reveló en la forma de Wayne Lynch. Este genuino aussie, que nació para el surf cuando tenía 10 años, ganó algunos títulos nacionales e incluso llegó a participar en varios eventos alrededor del mundo. Sin embargo, las expectativas irreales de la epoca no cayeron bien en el alma sensible de Lynch y éste acabó por alejarse de la escena alrededor de 1970. Wayne estaba harto de ser una “estrella” y, aunque su alejamiento no fue un acto de rebeldía, eran conocidas sus críticas al “sistema”.

En realidad, Wayne Lynch era conocido como free surfer pero a menudo acababa por ser reconocido por las hazañas competitivas alcanzadas. Él era un goofyfooter dinámico que estaba en la vanguardia de la evolución gracias a sus revolucionarias tablas pequeñas. Mientras que en los años 60 y 70 la mayoría de los surfistas caminaban en sus tablones de 10 pies y hacía “hang ten” con los pies en la punta, Lynch revolucionaba el surf con tablas de 7 pies que usaba para dar giros arriba y abajo en las olas. Seguramente, uno de los primeros en mostrar verticalidad en el surf.

Nació en 1952 en Victoria, y cerca de 13 años más tarde ya había conquistado seis títulos estatales consecutivos. Después, un accidente de moto le paralizó en la cama durante seis meses. Volvió a surfear en 1974 y durante tres años todavía compitió a tiempo parcial.

Hoy en día sigue haciendo lo que le gusta, vivir una vida tranquila en Australia y shapear tablas, actividad que ya había comenzado a principios de los años 70. Está casado y tiene dos hijos.

Por tanto, antes de Dane Reynolds y David “Rasta” Rastovich, dos de los más reconocidos free surfers de la atualidad, es bueno que se sepa que ya existía Wayne Lynch, alias “The Fish”.