El Ayuntamiento de Bakio se ha unido al movimiento que recuerda los fatales años de la guerra civil en Euskadi y se une a la campaña de apoyo a las personas que actualmente necesitan refugio como consecuencia de los conflictos bélicos que están teniendo lugar en varias partes del mundo. Invita además a todos a acudir a la plantación de un retoño del árbol legendario que tendrá lugar al lado de la casa consistorial bakiotarra (junto al monolito que homenajea a los gudaris) el domingo 23 de Abril a las 13:00 horas.

Manifiesto “Ongi Etorri Gernika 2017”:

El 8 de Mayo del 1937 fue un día negro para las y los bakiotarras. Las tropas franquistas ganaron la batalla de Sollube y poco a poco fueron tomando nuestro el pueblo. Eran los días previos a la batalla de Jata. Bakio se llenó de militares que luchaban en las filas nacionales. La gente, aunque seguía ayudando a las y los bakiotarras que se echaron al monte a defender nuestro territorio, tuvo que abrir sus casas a los franquistas, por miedo y obligados a la fuerza.

Las y los bakiotarras que luchaban en el monte se hicieron gudari con un solo objetivo, defender lo que el pueblo eligió democraticamente. La democracia, no es más que la forma colectiva que tienen las personas que forman parte de un grupo o una organización de tomar las decisiones en igualdad. En 1937 nos secuestraron la palabra y la decisión.

Casi todos lo pueblos de Euskal Herria fueron bombardeados y nuestro montes se llenaron de trincheras. Actualmentente, todavía, son muchos los cuerpos que siguen perdidos en los montes. La guerra provocó una migración masiva. Muchas personas, entre ellas muchos bakiotarras, tuvieron que esconderse en otros paises. Tanto Europa como América acogieron a nuestra gente, en solidaridad con el pueblo Vasco, les concedieron el asilo político siendo reconocidas y reconocidos sin anular su ser.

Aunque parezca mentira, las guerras son incesantes en muchos lugares del planeta. Son muchas las personas que quieren atravesar las fronteras huyendo de esta situación. Europa, en cambio, ha cerrado las fronteras, ha condenado a muerte las personas, las quiere matar de hambre. Nosotras y nosotros, las hijas y los hijos, las nietas y los nietos de las personas que han vivido la guerra, no podemos mirar hacia otro lado y queremos gritar alto, que abran las fronteras y demos la bienvenida a las personas refugiadas.

Han transcurrido 80 años desde que devastaron Euskal Herria. Todos estos años no han pasado en vano. No es casualidad, después de 80 años, vamos a tener la oportunidad de decidir. Porque para hacer frente a cualquier injusticia, la palabra es el arma más fuerte que tenemos.

Hoy, las y los bakiotarras queremos adquirir los siguientes compromisos:

– Denunciar lo que pasó en 1937 y, con el objetivo de contar y explicar al pueblo lo sucedido en la epoca más negra de nuestro pueblo, nos comprometemos a analizar lo ocurrido.

– Nos posicionamos en contra de cualquier guerra y queremos pedir que se respete el derecho al asilo político de las personas que escapan de cualquier conflicto o guerra. Abramos las fronteras y acojamos a las personas refugiadas. Ongi Etorri!

– La palabra y la decisión ese el arma más potente que tenemos. Queremos reivindicar el derecho a decidir y queremos animar a las y los bakiotarras que hagan uso de este derecho.